El Ayuntamiento de Mansilla Mayor permitirá el uso gratuito de la Casa de Cultura para todo tipo de actividades de interés social.

El nuevo reglamento busca potenciar el uso de la Casa de Cultura y aumentar la oferta de actividades del municipio.

La Casa de Cultura Municipal de Mansilla Mayor fue inaugurada en el año 2006; alcanzados los 10 años de uso, el Ayuntamiento se ha dotado de amplia experiencia respecto a sus posibilidades de servir a los vecinos y vecinas de Mansilla Mayor por lo que ha planteado una serie de medidas para mejorar las condiciones de uso de este espacio:

  • Se suprimen todas las tasas de uso para actividades de interés social abiertas al público, tengan o no un carácter gratuito. (anteriormente llevaban a suponer 60€/día)
  • Se garantiza el uso gratuito de la Casa de Cultura a las Juntas Vecinales del municipio para sus reuniones o eventos.
  • Se reduce de 5 a 2 los días de antelación para solicitar su uso.
  • Se crea una comisión de seguimiento en la que participarán asociaciones y representantes muncipales y cuya principal función será la de proponer mejorar para este espacio.

Además, se fomenta el uso del complejo para actividades privadas con una tasa única de 100€/día lo que permite disponer de los espacios a los vecinos que lo deseen para la celebración de actos o eventos.

El Ayuntamiento ha completado un año plagado de mejoras en la Casa de Cultura que culmina con esta modificación de las condiciones de uso.

En los últimos meses se han corregido las numerosas goteras que hacían peligrar la madera del tejado. Además se completó el repintado de todo el salón de actos con una obra que contó con la colaboración de reclusos del Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas y que permitió la renovación de la pintura con un coste de 150€. La última gran novedad llegó de la mano del Instituto Leonés de Cultura que ha suvencionado con 400€ la mejora de los equipos de megafonía e iluminación.

La eficiencia ha sido otro de los puntos de mejora ya que se ha conseguido por un lado reducir a la mitad el gasto de combustible al sectorizar la calefacción en varias zonas y por otro bajar a menos de la mitad la factura eléctrica al renegociar el contrato.